Alimentación y salud

Lípidos en cosmética: ¿Por qué son tan importantes?

piel

En cosmética aparecen con bastante frecuencia términos como ceramidas o colesterol. Son los lípidos los que juegan un papel específico en el cuidado de la piel. ¿Qué son los lípidos? ¿Sabes cómo actúa la crema de lípidos en la piel? Aprenderás todo en este artículo.

Las grasas en los cosméticos a menudo se asocian con preparaciones con fuertes propiedades lubricantes. Cuando pensamos en grasas en la piel, la primera asociación puede ser sebo y piel excesivamente grasa. Aunque la sobreproducción de sebo o el uso de cantidades excesivas de emolientes pueden causar sorpresas desagradables en la piel, los lípidos desempeñan funciones protectoras clave y no deben olvidarse en el cuidado diario.

¿Qué son los lípidos?

Los lípidos (el nombre común es grasas o grasas) son un grupo bastante grande y diverso de compuestos, que incluyen:

  • ácidos grasos
  • lípidos simples (grasas y ceras)
  • lípidos complejos (glico- y fosfolípidos)

Los lípidos son insolubles en agua pero solubles en disolventes orgánicos. Debido al hecho de que tienen una estructura bastante diversa, realizan varias funciones en el cuerpo. Constituyen principalmente un material energético de reserva para el cuerpo y revisten la membrana celular.

En cuanto a la piel, es aquí donde forman una capa lipídica protectora . Su estructura compacta evita la pérdida de agua de la epidermis, y también protege contra la penetración de sustancias extrañas desde el exterior. Se estima que el estrato córneo está formado por un 75-80% de proteínas y un 5-15% de lípidos, mientras que el resto de componentes son un 5-10%.

Los lípidos son grasas naturales de la piel, son su material de construcción y una fuente de minerales y nutrientes. Sin ellos, la piel no puede funcionar correctamente.

El manto lipídico de la piel no solo protege, sino que también apoya el proceso de reparación natural de la piel. Los lípidos presentes en el estrato córneo también afectan el mantenimiento de la firmeza de la piel, así como aseguran su suavidad y estructura uniforme.

Funciones y tipos de lípidos en la piel

Aunque hay muchos tipos de lípidos, hay tres más importantes en el caso de la piel:

El colesterol fortalece y regenera la barrera cutánea, mejora el aspecto de la piel. Un hecho interesante es que la aparición prematura de signos de envejecimiento de la piel puede ser el resultado de una deficiencia de colesterol.

Las ceramidas están diseñadas para mantener una adecuada hidratación e integridad de la barrera epidérmica, afectando así su elasticidad. El primer signo de deficiencia de ceramida es la sequedad excesiva de la piel.

Los ácidos grasos ayudan a mantener el equilibrio de la piel y regulan sus procesos naturales. Son propios de pieles jóvenes y están presentes en grandes cantidades, cumpliendo funciones reguladoras y nutritivas. Aquí cobran especial importancia los ácidos grasos insaturados (AGE), mientras que en cosmética se evitan los ácidos saturados, especialmente en cosmética natural (se trata de siliconas, parabenos y aceites minerales).

En términos generales, las funciones de los lípidos en la piel pueden reducirse a cuidar la integridad de la piel y su protección. Es gracias a los lípidos que la barrera de la piel es resistente y, por lo tanto, protege contra el escape de humedad y los efectos nocivos de factores externos. Además, los lípidos son una especie de depósito de valiosas sustancias lipofílicas contenidas en los cosméticos.

¿Dónde puedes encontrar lípidos?

Vale la pena introducir lípidos en tu dieta, porque al actuar desde el interior, también apoyas la salud y el estado de la piel. Cuando el organismo es deficitario en lípidos, especialmente en ácidos grasos, pueden aparecer problemas en la piel como eczemas, inflamaciones e incluso psoriasis.

La buena noticia es que encontramos grasas saludables en una variedad de alimentos vegetales. Ejemplos de productos con los que vale la pena complementar el menú son pescados y mariscos, aceites vegetales (incluidos los aceites de oliva, linaza, girasol y colza), semillas y pepitas, mantequilla de maní, nueces y aguacates. No te olvides de los productos lácteos como los huevos, los yogures (sobre todo griegos) y los quesos mozzarella.

Incluye grasas animales en tu dieta como la mantequilla y la manteca, porque son fuente de energía para el organismo, pero contienen ácidos grasos saturados, considerados nocivos para la salud. Sin embargo, el aceite de hígado de bacalao (también de origen animal) es rico en ácidos omega-3, además contiene vitaminas D y A y puede resultar un apoyo valioso no solo para la belleza, sino también para la inmunidad.

Cuando se trata de qué lípidos se usan con mayor frecuencia en cosmética, la respuesta es simple: lípidos de origen vegetal. Los lípidos desempeñan el papel de emolientes en los cosméticos. Son amigables con la piel porque tienen propiedades similares a las de los lípidos en la piel.

Para fines cosméticos, las grasas valiosas (lípidos simples) se obtienen, entre otros, del aceite de oliva, el maíz y las semillas de girasol. Son los lípidos de origen vegetal los que encontrarás en la cosmética natural, que a menudo son aptas para veganos, por lo que carecen de productos de origen animal. Aquí, los productores se centran principalmente en los aceites vegetales, que funcionan de dos maneras: son la base de los principios activos y, al mismo tiempo, facilitan su penetración en las capas más profundas de la piel.

Las grasas vegetales cosméticas típicas son:

  • aceite de jojoba
  • aceite de argán
  • aceite de coco
  • aceite de semilla de trigo
  • aceite de cacao
  • aceite de borraja
  • aceite de onagra
  • mantequilla de cocoa

Los cosméticos para el cabello, en cambio, utilizan, entre otros, aceite de ricino, ceramidas y manteca de karité. Además de ellos, las sustancias similares a las grasas (lipoides) también se utilizan en cosméticos , que incluyen, p. ceras líquidas y sólidas, lanolina y sus derivados.

¿Cómo funcionan los cosméticos lipídicos?

Si la piel está sana y radiante, es señal de que su piel es rica en lípidos. Sin embargo, este no es siempre el caso. Desafortunadamente, la producción de grasas valiosas disminuye con la edad. Los factores externos destructivos como la radiación UV (principalmente UVA), la contaminación y las fluctuaciones de temperatura tampoco ayudan. Una deficiencia de lípidos en la piel la vuelve desagradablemente tensa, seca, áspera y pierde su brillo y color juvenil. También puede reaccionar con irritación excesiva. ¿Cómo contrarrestarlo? Los cosméticos con lípidos son útiles aquí.

Según los cosméticos con lípidos que elijas, puedes contar con diferentes efectos. Por ejemplo, las ceramidas se usan con mayor frecuencia en cosméticos con un efecto humectante. También tienen un efecto nutritivo y calmante, y las ceramidas limitan el crecimiento de bacterias. Por otro lado, los cosméticos con colesterol se recomiendan para la profilaxis antienvejecimiento y para pieles secas y deshidratadas. El colesterol ayuda a mantener un nivel óptimo de hidratación reteniendo la humedad, lo que a su vez da efectos como mejorar la elasticidad, tersura y firmeza de la piel